Mexico Quarterly Review

PDF Imprimir E-mail
Psicología

Investigación y Prevención en Anorexia y Bulimia


Research and Prevention in Anorexia and Bulimia


Mtra. Norma Rosas Villaseñor.-UDLA

Autor por correspondencia: Mtra. Norma Rosas Villaseñor, Universidad de las Américas, División de Ciencias Del Comportamiento y el Desarrollo. Puebla 223, Col. Roma, México, D.F. 06700. Tel 5255-52099800. Fax 5255-55116040. E-mail Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

Resumen:

Factores multidimensionales han influido a lo largo del tiempo en el incremento de padecimientos psicofisiológicos como actualmente lo son la Anorexia y la Bulimia, trastornos que, por su ocurrencia a nivel mundial, ya son considerados como uno de los diez padecimientos más críticos que merecen ser atendidos con criterios científicos avocados a la prevención e intervención oportuna.


El objetivo del presente trabajo de investigación es analizar las características de los programas preventivos implantados en los últimos años, describiendo características y eficacia en cada uno de ellos para invitar a la comunidad científica a ser más empática tanto con respecto a la problemática como a la creación de programas efectivos que protejan a la población infantil, adolescente y adulta evitando así índices de mortalidad significativos.


Abstract:

Multidimensional factors have had an influence along the time in the increasing of psycho-fisiological sufferings such as Anorexia and Bulimia, sufferings that for their occurrence at world level, are already considered as one of the ten most critical sufferings that deserve being taken care of with scientific criteria oriented to timely prevention and intervention.

The objective of this research work is to analyze the characteristics of the prevention programs set forth in t he last years, describing the characteristics and success ratios of everyone of them to invite the scientific community to be more emphatic with respect both to the problem itself and to the creation of effective programs protecting the child, adolescent and adult populations, thus avoiding significant mortality indexes.


Palabras clave: sintomatología, autoagresión, ideación suicida, influencia familiar, etiología, orígenes, trastornos multifactoriales, conducta alimentaria, transformación de valores sociales, dependencia, sumisión, personalidad de los padres, dependencias, creencias rígidas, perfeccionismo, roles de género, abuso sexual, trastornos intrafamiliares, programas preventivos, flexibilidad, idealización social, autoestima, autoconcepto.

Keywords: Symptomathology, self-agression, suicidal ideation, family influence, etiology, origins, multifactor disorders, eating conduct, transformation of social values, dependency, submission, parents personality dependencies, rigid beliefs, perfectionism, gender roles, sexual abuse, intra-family disorders, preventive programs, flexibility, social idealization, self-esteem, self-concept.

Factores multidimensionales han influído a lo largo del tiempo en el incremento de padecimientos psicofisiológicos como actualmente lo son: Anorexia y Bulimia (Cabeza, & et al., 2005) trastornos que por su ocurrencia a nivel mundial ya son considerados como uno de los diez padecimientos más críticos que merecen ser atendidos con criterios científicos avocados a la prevención e intervención oportuna en la población (OMS, 2007) . El objetivo del presente trabajo de investigación es analizar las características de los programas preventivos implantados en los últimos años, describiendo características y eficacia en cada uno de ellos para invitar a la comunidad científica a ser más empático tanto a la problemática como a la creación de programas efectivos que protejan a la población infantil, adolescente y adulta evitando así índices de mortalidad significativos (Brausch & Gutierrez, 2009).


Anorexia y Bulimia pertenecen al grupo de Trastornos de la Conducta Alimentaria que han estado incrementando significativamente a lo largo de los últimos años (Bauer, Haug, Kordy, Moessner & Wolf, 2009); Berger, Bormann, Brix, Sowa y Strauss (2008), su sintomatología parece complicarse por las características autoagresivas que componen al trastorno, características que llegan a manifestarse a través de una ideación suicida constante en algunas personas (Kaltiala-Heino, Koivisto, Rantanen & Ruuska, 2005), amenazando la integridad del paciente. Los indicadores de mortalidad en Anorexia y Bulimia dirigen el interés de la comunidad científica por encontrar patrones de riesgo, características de personalidad, vulnerabilidad en la población, influencia familiar, entre otros que puedan ayudar a entender, explicar y atender de manera eficaz a todos aquéllos sujetos que parecen vulnerables a estos padecimientos como lo señalan Kaltiala-Heino et al., (2005) ; Berger et al., (2008) y Carretero, Planell, Raich, Rusiñol y Sánchez (2009) .


Se ha comprobado que aún se carece de tratamientos y programas preventivos eficaces que permitan atender las necesidades crecientes de la población que padece Anorexia y Bulimia internacional y nacionalmente (Cabeza & et al., 2006) , sin embargo sí se ha podido continuar estudiando el tema analizando tanto la etiología del trastorno como las características de pacientes, familia, escuelas o instituciones y medio social en general en donde se desarrollan los individuos que padecen estos trastornos y que están involucrados directa o indirectamente en la multicausalidad del mismo (Cepeda-Benito, Cororve & Warren, 2006) .


El objetivo principal del siguiente trabajo de investigación es el analizar los orígenes, coherencia, funcionalidad y resultados de los programas de prevención implementados actualmente, resaltando la importancia del conocimiento teórico-práctico en Anorexia y Bulimia para la elaboración.


Se considera que Anorexia y Bulimia son trastornos con características multidimensionales por abarcar diferentes áreas de la vida del hombre como: personal, social y laboral, y son considerados como trastornos multifactoriales porque en ellos estan involucrados familia, sociedad, cultura y medios de comunicación. (Bennett, 2001; Farber , 2008; Nichols, 2000). La falta de organismos comprometidos en la atención, prevención, tratamiento, conocimiento y difusión de los Trastornos de la Conducta Alimentaria ha provocado que su propagación especialmente en niñas, siga creciendo, llegando a ser considerado como un síndrome por su componente autoagresivo que en ocasiones lastima considerablemente la salud del paciente y lo coloca en riesgo constante, como lo explican Bennett, Jones, Lawson Olmsted y Rodin (2001), y Berger et al. (2008) .



Etiología de Trastornos de la Conducta Alimentaria como Anorexia y Bulimia


La formación, planteamiento y diseño de los programas preventivos requiere del conocimiento suficiente sobre Anorexia y Bulimia ya que sin éste, la funcionalidad de los programas sería deficiente por la falta de recursos, la escases de programas transversales y la insuficiente coordinación interdisciplinaria entre los servicios de salud (Cabeza et. al., 2006), así como también podrían mostrar a quienes padecen este tipo de trastornos un nulo entendimiento y empatía sobre su problemática. Cabeza et al. mencionan algunas características que consideran parte del origen de los Trastornos de la Conducta Alimentaria especialmente en Anorexia y Bulimia, destacando la importancia del papel de la sociedad actual en donde la trasformación de valores sociales, la difusión de la delgadez como modelo corporal a seguir y la identificación de una población joven como primer factor de riesgo, hacen que la población infantil femenina sea un blanco fácil cuando las niñas tienden a ser autoexigentes, con hábitos alimentarios alterados por Instituciones educativas que están a cargo de ellas mientras facilitan la vida de padres autoritarios, hiperexigentes y dictatoriales (Brunton, Lacey & Waller, 2005) . Se trata de niñas y, en menores grados poblacionales niños, excesivamente preocupados por el peso y complexión corporal, con una imagen insatisfecha de ellos mismos ante los cambios preadolescentes y adolescentes que son parte del desarrollo del niño hacia la madurez.


En cuanto a las madres de niños anoréxicos o bulímicos se puede visualizar que fueron progenitoras cuyos embarazos se vieron afectados por la patología de un Trastorno de la Conducta Alimentaria afectados desde la fecundidad hasta el nacimiento, dañando también la forma en que estas personas alimentaron a sus hijos al exacerbarse la sintomatología anoréxica o bulímica y abusar de diuréticos, recurrir constantemente a vómitos y atracones sucesivos (Brunton & et al., 2005) .


Se trata de madres sumamente dependientes, sumisas, que padecen fuertes depresiones que muestran una considerable herida narcisista (Brunton & et. al. 2005) , padeciendo la mayoría de ellas un Trastorno de la Conducta Alimentaria descrito por autores como Goldman (1988) , proyectando su conflicto alimentario en sus hijos al mostrar poco interés por el alimento, comiendo pequeñas cantidades de comida o jugando con la misma para dejar pasar el tiempo y más tarde deshacerse de ella a través del vómito como lo describen Beumont, Griffths, Lowinger, Touyz y William (1995) .


Cuando se habla de Trastornos de la Conducta Alimentaria también debe recalcarse la importancia del padre cuyas características de personalidad llegan ser tanto agresivas como pasivas; son agresivas al predominar la violencia verbal y no verbal (Goldman, 1988), y se ha señalado que estos padres llegan a estar cerca del niño cuando éste era pequeño y se alejan a medida de que va creciendo. Los padres de esta población en riesgo también presentan problemas de dependencia al alcohol o a otras sustancias (Arikian, Crow, Keel, Miller, Thuras & Mitchell, 2008) ; suelen ser dominantes, demandantes, y en ocasiones tienen un juicio sumamente crítico (Goldman, 1988) .


Se habla de familias con una estructura caracterizada por creencias rígidas sobre dietas, preocupadas por el peso corporal y cuyas comidas están diseñadas en función de estos intereses. Su estructura parece ser exageradamente perfeccionista, demandante, autoritaria, con un ideal de `control’ que sólo vive entre sus integrantes (Beumont & et al., 1995) .


Otros fenómenos socioculturales que también son considerados como causa de los trastornos mencionados se encuentran los roles de género, el abuso sexual y los conflictos intrafamiliares Cabeza & et al. , (2006) y Eberenz & Gleaves (1994) .


De esta manera, los Trastornos de la Conducta Alimentaria como Anorexia y Bulimia se han convertido en un problema de Salud Pública que por su origen "multicausal, multidisciplinario y social" (Cabeza & et. al., 2006) podrían abarcar a hombres, mujeres y, especialmente a adolescentes por sus características físicas y psicológicas a lo largo del desarrollo psicosexual, teniendo todos ellos un mayor riesgo de padecer Anorexia o Bulimia.


Observando un breve abanico de los distintos ámbitos que son parte activa y causal de padecimientos como Anorexia y Bulimia, los programas preventivos psicoeducativos, didácticos y meta-analíticos como los desarrollados por Ciliska y Newton (2006) , emplean su mejor esfuerzo para evitar en la medida de lo posible la continua propagación de este tipo de trastornos que parecen vulnerar principalmente a la población adolescente que tiene una edad promedio entre 12 y 15 años de edad (Casado & Helyvera, 2008) , considerando que ésta es la etapa de desarrollo en la que la menarca en la niña tiende a aparecer y con ello existir un continuo rechazo de la pequeña a madurar y observar cambios en su cuerpo.


Una vez entendida la problemática esencial que traen consigo los que son considerados como fenómenos causales de padecimientos como Anorexia y Bulimia, los programas preventivos evocan sus esfuerzos a mostrar formas psicoeducativas más sanas para proveer a los niños de hogares más funcionales, orgánicamente más estructurados, en donde la comunicación y participación co-responsable de cada uno de los integrantes de la familia sirvan de medio de soporte para el paciente anoréxico o bulímico, y provean a sus hijos del amor y la atención necesaria en periodos de transición pasando tiempo con ellos, aceptándolos, motivándolos y brindándoles un medio ambiente en el cual puedan fortalecer su autoestima al lograr alcanzar sus propios sueños e ideales como lo describen Croll et. al. (2009). Estos programas preventivos utilizan metodologías de investigación cualitativa encausada a conseguir información contextual de los individuos afectados por Anorexia y Bulimia, logrando también entender el rol de los miembros de cada uno de los integrantes de la familia, buscando generar un conocimiento teórico a los padres para que éstos críen a sus hijos con actitudes sanas en relación a su peso corporal y comportamiento en general. (Croll & et. al., 2009).


Los programas preventivos también enfatizan la importancia del conocimiento etiológico en padecimientos como Anorexia y Bulimia porque logran destacar y advertir a la población sobre la pérdida de hábitos alimenticios y recalcar la esencial participación de los padres en cuanto a la atención y cuidados necesarios para la óptima alimentación de sus hijos. (Cabeza & et al., 2006); en ellos se enfatizan la importancia de nuevos abordajes terapéuticos para que los miembros de la familia de pacientes anoréxicos y bulímicos enfrenten los distintos conflictos familiares que pueden ser parte de los factores causales en Anorexia y Bulimia, así como la violencia intrafamiliar y el abuso de sustancias como lo describen Arikian & et al. , 2008 y Cabeza & et al .



Relevancia de los Programas Preventivos en el Análisis de Riesgos, Psicopatología e Insatisfacción Corporal.


Los programas preventivos también se evocan al análisis de los diferentes factores de riesgo, psicopatología e insatisfacción corporal que experimentan adolescentes y adultos que padecen Anorexia y Bulimia.


Estudios como el de Carretero & et al. (2009) permiten mostrar a través de una evaluación retrospectiva la relevancia del análisis de los factores de riesgo tales como la obesidad en pacientes con Anorexia y Bulimia, fundamentando a la vez la necesaria prevención en diferentes grupos poblacionales en los que las dificultades en el funcionamiento psicosocial y cultural parecen ser causales de este problema de salud pública. Se recalca también como características de personalidad como depresión, aunado a una vida sedentaria y malos hábitos alimentarios han provocado que la obesidad tienda a ser mayor en poblaciones poco educadas y en las que escasean grupos de intervención que provean de servicios psicoeducativos y preventivos para disminuir el creciente aumento de padecimientos como Anorexia y Bulimia .


Los programas preventivos en los que se analizan los factores de riesgo permiten a su vez hacer cambios conductuales en la población al proporcionar estrategias personales que disminuyan la propagación de estos padecimientos, cuando en los individuos presentan conductas como: rechazar la ayuda proporcionada, evadir el padecimiento haciendo aún más compleja la detección y aceptación dañando aún más a quienes padecen Anorexia y Bulimia (Casado & Helguera, 2008) .


De esta manera, estudios como los de Casado & Helguera buscarán difundir la información sobre estos padecimientos, especialmente a la población en riesgo, tarea dirigida a modificar conductas que podrían favorecer el padecimiento así como intervenir oportunamente sobre concepciones socioculturales acerca de la delgadez y la belleza.


El modelo psicoeducativo de los programas de prevención busca informar educar y guiar a maestros, padres de familia y alumnos sobre la severidad, manifestaciones y consecuencias que traen consigo los Trastornos de la Conducta Alimentaria tratando de prevenir actitudes disfuncionales y comportamientos poco sanos al promover el desarrollo de esquemas de una mejor calidad de vida, una construcción fortalecida de autoestima y un autoconcepto corporal, organizando talleres y literatura digital conveniente para ello siempre con la guía de expertos en el tema (Bowless & Hellings, 2007) .


Bowless y Hellings describen que existen dos tipos de programas exitosos en las escuelas que toman en cuenta la colaboración de los alumnos al implementar:


a) Intervenciones interactivas: les brindan mayores efectos positivos que aquéllos didácticos en el empleo de información por su enfoque psicoeducativos.


b) Programas preventivos que están enfocados a prevenir un área en particular dentro de una subpoblación escolar, en lugar de programas universales que están dirigidos a la población en general.


Mientras los primeros permiten identificar a los participantes y sugerir el uso de instrumentos tecnológicos para llevar acabo sus objetivos, los segundos (programas universales) tropiezan (Bowless & Hellings, 2007) en su habilidad para cambiar actitudes y comportamientos en la población por la poca cercanía y empatía que se tiene con los participantes en el programa.


Por su parte Berger et al. (2008), señalan que aquellos programas de prevención basados en riesgos y enfocados a un subgrupo de estudiantes femenino en el cual utilizan elementos interactivos para cumplir sus objetivos psicoeducativos, la disonancia inductiva y las sesiones que promueven el apoyo preventivo y psicoeducativo a la vez tienen efectos significativos cuando se llevan a cabo bajo fuertes condiciones metodológicas en el diseño de sus programas (p. 173) . Así, Berger et al., concluyen que la implementación de programas que promueven la salud y la acción preventiva siguen reglas de acuerdo a el manejo de la enfermedad dentro del sistema (p. 181) , en donde las intervenciones en el área de los trastornos de la conducta alimentaria puedan ser modificadas cuando así sea necesario. Los programas con esta flexibilidad permitirán a la vez perfeccionar el área de los trastornos de la conducta alimentaria al no hacer del "perfeccionismo....parte del problema en lugar de ser parte de la solución" (p. 181) .


Los programas preventivos psicoeducativos toman en cuenta que las actitudes alimentarias distorsionadas son comunes tanto en las mujeres adolescentes como adultas jóvenes en los países occidentales, creándose la necesidad de investigar el desarrollo de estas conductas dentro del medio ambiente escolar y prevenir a la vez a la población en riesgo, como lo muestran los estudios de Bennett et al. (2001).


Identificando el rango de mayor riesgo en la población adolescente en países occidentales permitirá, como mencionan Bennett et al., crear programas preventivos para disminuir el incremento y continuo progreso de esta problemática ante el abuso del tabaco y drogas, aunado a comportamientos depresivos y suicidas; estos programas tratan entonces de disminuir el impacto que tienen estos padecimientos y conductas alimentarias como: el uso de dietas, la recurrencia de vómito y el empleo de medicamentos laxantes para alcanzar la delgadez idealizada socialmente. Así, los programas preventivos centrados en alumnos y padres de familia tienden a concientizar a esta población acerca de los riesgos y consecuencias que pueden tener la Anorexia y Bulimia en sus hijos, promoviendo a la vez actitudes saludables para su prevención.


Dentro de estos programas preventivos también es necesario tomar en cuenta que pueden existir comportamientos ideacionales suicidas y una deliberada autoagresión en padecimientos como Anorexia y Bulimia dentro de la población adolescente, como lo han señalado Kaltiala-Heino, Koivisto, Rantanen y Ruuska (2005) , quienes enfocan con particular interés la necesidad de identificar terapéuticamente los diferentes estados de ánimo en pacientes malnutridos y que padecen Anorexia o Bulimia, tomando en cuenta que pueden tener ideación suicida ante situaciones generadoras de estrés y, junto con la psicopatología depresiva, podrían tener consecuencias graves.


Diversos programas preventivos psicoeducativos, didácticos, meta-analíticos, entre otros buscan extenderse y llegar a cubrir las necesidades de grupos más vulnerables de la población, es por ello que Ciliska y Newton (2006) enfatizan la importancia del uso innovador de los programas preventivos en trastornos de la conducta alimentaria a través del internet.


Ciliska y Newton (2006) puntualizan la función de diversos programas preventivos a lo largo de la historia mencionando características muy peculiares que determinan el cumplimiento de sus objetivos preventivos. Como mencionan estos autores, la universalidad de algunos programas preventivos en Anorexia y Bulimia parecen no cubrir las expectativas de la totalidad de la población, mientras los programas selectivos se evocan al cumplimiento de objetivos específicos basados en el conocimiento de dichos padecimientos dentro de una subpoblación con intereses particulares. Lo anterior hace que en los programas preventivos selectivos se pueda identificar a la población en riesgo con mayor facilidad, lo que los coloca dentro de los programas denominados como parte de la `segunda generación’ ya que logran reconocer la influencia sociocultural de normas e ideales de la población y generar así estrategias psicoeducativas particulares (p. 373).


Los programas preventivos universales por su parte pertenecen a los llamados "programas de primera generación", ya que sólo tendrán un propósito didáctico psicoeducativo para la población en general limitando así su desarrollo y alcance (p. 372) .


Tanto Ciliska y Newton (2006) como Bauer et al. (2009) determinan la importancia y efectividad del uso de programas preventivos de internet en los cuales se utiliza una base metodológica meta-analítica ya que éstos logran una mayor efectividad preventiva en poblaciones que padecen Anorexia y Bulimia por su carácter interactivo, selectivo, basado en múltiples sesiones de apoyo y orientación psicoeducativa, enfocada únicamente a un grupo subpoblacional como el femenino, logrando también ser selectivo con un grupo de edad determinado y que puede con ello ofrecer servicios con personal profesional capacitado para la atención de la comunidad. (Berger et al., 2008) . Dichos programas meta-analíticos logran la acción preventiva de manera efectiva como lo indican Casado y Helguera (2007) al hacer énfasis en la psicoeducación preventiva para adolescentes y padres de familia, intentando "no modificar directamente conductas de riesgo, sino proporcionar estrategias personales que minimicen la influencia de factores de riesgo asociados con los trastornos de alimentación". (p. 5)


Las críticas esenciales a los programas preventivos se basan en la falta de recursos y conocimientos acerca de los trastornos de la conducta alimentaria, la escasez de programas transversales y la insuficiente coordinación entre los diferentes sistemas sociales y del sector salud. Sin embargo también Berger et al. (2008) han podido comprobar que los mejores métodos preventivos son aquéllos que llevan a cabo una buena coordinación en programas piloto interdisciplinarios, ya que proveen de la mayor cantidad de información para el lineamento, diseño y muestreo, permitiendo cumplir sus objetivos preventivos iniciales. Para Berger et al. la necesidad de crear programas preventivos surge no sólo del incremento del padecimiento, sino también de la falta de tratamientos adecuados para intervenir oportunamente en el paciente que padece Anorexia y Bulimia, y se debe principalmente a la falta de recursos humanos, materiales y sanitarios que puedan cubrir zonas tanto civilizadas como rurales a través de centros especializados de atención.


Siguiendo los objetivos del presente trabajo de investigación se puede observar el interés científico por la creación de programas preventivos eficaces que brinden la oportunidad a adolescentes, adultos, grupos vulnerables, padres de familia y educadores encargados de la infancia y adolescencia de la sociedad actual que conozcan y hagan consciencia de las características, riesgos y consecuencias de la falta de información acerca de un problema de Salud Pública que vulnera a la población infantil más desprotegida.


Los programas preventivos entonces se evocarán a crear programas más eficientes que lleguen a unir: conocimiento en Anorexia y Bulimia, experiencia profesional, diversificación y alcance en la población, y valoren su eficacia continuamente para lograr disminuir la creciente problemática en Salud Pública que amenaza la estabilidad de la población a nivel mundial, así como reducir la mortalidad en la población por padecimientos como Anorexia y Bulimia (Cabeza et al., 2006).


Al análisis de los programas de prevención acotados en este trabajo de investigación se considera que es necesario implementar programas preventivos meta-analíticos dirigidos a la población escolar infantil y adolescente, padres de familia y maestros encargados de la educación, cuyo objetivo sea incrementar el conocimiento acerca de padecimientos como Anorexia y Bulimia, factores de riesgo y consecuencias personales, sociales y escolares, brindando la oportunidad de concientizar a la población y crear técnicas encaminadas a reducir el comportamiento autoagresivo inherente en estos trastornos al ser identificados como parte del diagnóstico, realizar una red social familiar y escolar en la cual instructores y padres de familia sirvan de sostén para el buen desarrollo y crianza del niño, se identifiquen factores de riesgo y se creen alianzas para la atención profesional en tiempo y forma evitando desenlaces que pongan en riesgo la estabilidad del niño.


Gracias a la estructura de programas meta-analíticos preventivos en Anorexia y Bulimia se podrá tener seguimiento, efectividad preventiva y reducción del desarrollo del padecimiento en la población vulnerable (infantes y adolescentes) , para así poder observar en un corto periodo de tiempo la mejoría de esta población.


El fomento de la comunicación en familia, la atención al niño y al adolescente por parte de sus progenitores y adultos a su alrededor, la motivación para que éstos desarrollen sus propios objetivos y metas, la aceptación de sí mismos, el hablar del peso corporal cuando éste sea un factor preocupante para el niño o el adolescente, la disminución de reglas y límites en el medio ambiente familiar, la flexibilidad del sistema para negociar y llegar a acuerdos cuando sea necesario, proveerá de una alimentación saludable a todos y cada uno de los integrantes de la familia y hará que el niño logre tener una personalidad que le sea satisfactoria en autoestima y autoconcepto; de esta manera el niño podrá alcanzar sueños e ideales que serán parte de su vida alrededor del tiempo (Croll, Loth & Neumark-Sztainer, 2008) .


De esta manera se puede observar como la comunidad social encargada de la educación y el futuro de la niñez a nivel internacional puede ser coparticipe de cambios importantes siempre y cuando el trabajo transdisciplinario esté en función de construir modificaciones estructurales que provean de mayores beneficios para la sociedad en general y llegar a través de programas preventivos meta-analíticos a la mayor cantidad de gente y así obtener la efectividad necesaria para mejorar las condiciones humanas en padecimientos como Anorexia y Bulimia.



Referencias:

Arikian, A., Keel, P., Miller, K., Thuras, P., Mitchell, J. & Crow, S. (2008) Parental Psychopathology as a predictior of long-term outcome in Bulimia Nervosa patients. Journal of Eating Disorders, 16 , 30-39

Bauer, S., Haug, S., Kordy, H., Moessner, M., & Wolf, M. (2009). ES[S]PRIT-an Internet-based programme for the prevention and early intervention of eating disorders in college students. British Journal of Guidance & Counseling, 37, (3), 327-336.

Bennet, S., Jones, J., Lawson, M., Olmsted, M. P. & Rodin, G. (2001). Disordered eating attitudes and behaviors in teenaged girls: a school-based study. Canadian Medical Association Journal 165, (5), 547-551

Berger, U., Bormann, B., Brix, C. Sowa, M. & Stauss, B. (2008). Primary Prevention of eating disorders: Characteristics of effective programmes and how to bring them to broader dissemination. European Eating Disorders Review, 16, 173-183.

Bowless, T. & Hellings, B. (2007). Understanding and managing eating disorders in the school setting. Australian Journal of Guidance & Counseling 17, (1), 60-67

Braush, A. M. & Gutierrez, P. M. (2009). The role of body image and disordered eating as risk factors for depression and suicidal ideation in adolescents. Suicide & Life- Threatening Behavior 39, (1), 58-71.

Cabeza, E., Escudero, M.J., March, J.C., Nebot, M., Pallicer, A. & Prieto, M. A. (2006) Trastornos de la Conducta Alimentaria: Opiniones y expectativas sobre estrategias de prevención y tratamiento desde la perspectiva de diferentes actores sociales. Nutrición Hospitalaria. RCESP, Red de Centros de Investigación en Epidemiología y Salud Pública. 1Escuela Andaluza de Salud Pública. 2 Agencia de Salud Pública de Barcelona, 21, (1) 4-12.

Carretero García, A., Raich Escursell, R. M., Rusiñol Estragués, J., Sánchez Carracedo, D. & Sánchez Planell, L. (2009). Relevancia de factores de riesgo, psicopatología alimentaria, insatisfacción corporal y funcionamiento psicológico en pacientes con TCA. Clínica y Salud 20, (2), 145-157.

Casado, M. & Helguera, M. (2008). Prevención de trastornos de alimentación. Un primer programa de prevención en dos fases. Clínica y Salud, 19, (1) , 5-25

Cepeda-Benito, A., Cororve Fingeret, M., Gleaves, D. & Warren, C. (2006). Eating disorder prevention research: A Meta-Analysis. Eating Disorders, (14), 191-213

Cilinska, D. & Newton, M. (2006). Enternet-Based Innovations for the prevention of eating disorders: A systemic review. Eating Disorders, 14, 365-384

Croll, J. K., Loth, K. A. & Neumark-Sztainer, D. (2009). Informing family approaches to eating disorder prevention: perspectives of those who have been there. International Journal of Eating Disorders, 42, (2), 146-152

Eberenz, K. & Gleaves, D. (1994). Sexual abuse histories among treatment-resistant bulimia nervosa patients. International Journal of Eating Disorders, 15, (3), 227-231

Farber, S. (2008) Dissociation, traumatic attachments, and self-harm: Eating disorders and self-mutilation. Clinical Social Work Journal, 36 , 63-72

Goldman, H. (1988). Does she deserve to live ? A Psychodynamic case study of an anorexic mother and her young child. International Journal of Eating Disorders, 7 (4) , 561-566

Nichols, P. (2000) Bad body fever and deliberate self-injury. Reclaiming Children and Youth, 9 (3) , 151-156