Mexico Quarterly Review

PDF Imprimir E-mail
Comunicación Humana

Conductas Parentales y Problemas de Conducta en la Escuela Secundaria: La Perspectiva de los Adolescentes


Parental Conducts and Problems in Secondary School: An adolescents perspective

Dra. V. Ivonne Paquentin Falcon: Universidad de las Américas

Autor por Correspondencia: Dra. V. Ivonne Paquentin Falcon; Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

Resumen:

Este reporte incluye los hallazgos derivados de un estudio que evaluó si las conductas de los padres y variables individuales -empatía,busqueda de sensaciones, autoestima, autocontrol- pueden dar lugar a la mala conducta escolar. Debido a que no es claro qué causa el mal comportamiento estudiantil, en este artículo se considera el punto de vista de los alumnos.

Abstract:

This report includes findings emergin from a study that evaluated if parent conducts and individual variables - empathy, search for sensations, self-steem, self-control- may produce bad school behavior. Due to the fact that it is not clear what causes bad school behavior, this article considers the students point of view.

Palabras clave: actitudes parentales, problemas de conducta

Actualmente los problemas de conducta en la escuela (PCE) inquietan tanto a la comunidad académica como a los padres de familia debido a sus consecuencias: impiden el desarrollo de relaciones armoniosas entre el equipo docente y el alumnado y entre los estudiantes; limitan el desempeño académico de los alumnos, distraen al profesor de sus actividades pedagógicas; afectan la relación padres-hijos; favorecen el ausentismo --los estudiantes evitan ir a la escuela para no ser victimados por sus compañeros--; ponen en riesgo la integridad física de los alumnos; propician una atmósfera de incomodidad y temor; constituyen un factor de riesgo en el desarrollo de conducas delictivas (Finn, Fisch y Scott, 2008); Secretaria de Educación Pública, 2000). El mal comportamiento escolar comprende conductas como no seguir las instrucciones, no concluir las actividades, "volarse las clases", llegar tarde, ser suspendido, copiar en los exámenes, pintar en las paredes y en el mobiliario de la escuela, pelear, acosar a los compañeros e insultar al profesor o a las autoridades académicas (Paquentin, 2009).

A pesar de la importancia del mal comportamiento de los estudiantes para los educadores y sus consecuencias potencialmente adversas, pocos investigadores han documentado el rango de malas conductas escolares que ocurren comúnmente en el contexto educativo, ni sus antecedentes o consecuencias. este reporte incluye los hallazgos derivados de un estudio (Paquentin, 2009) que evaluó si las conductas de los padres y variables individuales --empatía, búsqueda de sensaciones, autoestima, autocontrol-- pueden dar lugar a la mala conducta escolar. Debido a que no es claro qué causa el mal comportamiento estudiantil, en este documento se consideró el punto de vista de los alumnos.

Participaron en esta investigación 688 estudiantes (de entre 11 y 16 años de edad) de tres escuelas secundarias públicas ubicadas en el Distrito Federal, quienes evaluaron las conductas tanto maternas como paternas en las áreas de apoyo, control restrictivo, imposición y control psicológico; reportaron también su auto-evaluación con respecto a la empatía, la búsqueda de sensaciones, la autoestima y el autocontrol. Se probaron seis modelos de ecuaciones estructurales que distinguieron entre conductas maternas y conductas paternas y entre sexo de los adolescentes. Los hallazgos indicaron que:

  • Si los adolescentes perciben que sus madres emplean el retiro del afecto como estrategia para regular el comportamiento presentarán PCE.
  • Cuando los y las adolescentes perciben que el comportamiento de sus padres se caracteriza por la comprensión, cercanía, reconocimiento, comunicación y aprecio tienden a exhibir menos PCE.
  • Cuando los y las adolescentes reportan que su madre emplea reguladores conductuales que limitan la autonomía del adolescente desarrollan auto-percepciones negativas, que a su vez inciden en la presencia de mala conducta escolar
  • Si el y la adolescente indican que su madre ejerce coacción en sus procesos de pensamiento y expresión de sentimientos se incrementa la impulsividad, lo cual conduce a la exhibición de mala conducta escolar.
  • Tanto en el caso de las estudiantes como de los estudiantes, la percepción de que la madre intenta regular la conducta mediante las emociones incrementa la impulsividad y por lo tanto la presencia de PCE.
  • Cuando las adolescentes perciben que la madre emplea las emociones para controlar su conducta tienden a buscar emociones fuertes que contribuyen a la presencia de PCE.
  • Cuando el adolescente varón percibe apoyo materno incrementa su responsabilidad, lo cual disminuye la incidencia de mal comportamiento en la escuela.
  • Si los y las jóvenes perciben que el padre emplea las emociones para regular su conducta se incrementa la impulsividad, lo cual inside en la presencia de PCE.
  • Si las adolescentes perciben apoyo del padre disminuye su necesidad de experimentar emociones fuertes y desarrollan una autoestima positiva.
  • Cuando las adolescentes perciben apoyo paterno éstas toman en cuenta el impacto de sus acciones en los demás, lo cual incide en la disminución de mala conducta escolar.
  • Si las jóvenes reportan que el padre emplea las emociones para regular su conducta disminuye la búsqueda de emociones fuertes.
  • Cuando los estudiantes varones perciben apoyo del padre desarrollan seguridad en sí mismos, lo cual produce una disminución de los PCE.

En conclusión, las conductas de los padres -como se perciben por los adolescentes- sí tienen una repercusión en el comportamiento escolar de los estudiantes de secundaria. Esta información resulta relevante si se considera que se trata de una etapa del desarrollo (la adolescencia) donde se ha asumido que el rol de los padres decrementa el comportamiento ocurrido en contextos extrafamiliares (la escuela).

Se recomienda que los programas de intervención orientados a la instrucción de padres de familia fomenten el desarrollo de conductas de apoyo, reconocimiento, expresión de afecto y motivavión hacia sus hijos adolescentes. Así mismo se plantea el reto de erradicar el control psicológico (uso de las emociones para regular el comportamiento) como una estrategia de disciplina aceptada socialmente. Los padres deben aprender estrategias efectivas de instrucción y disciplina; establecimiento de límites y consecuencias, reforzamiento de comportamientos positivos y supervisión.

Referencias:

Finn, J.D. Fisch, R. M. G. Scott, L. A. (2008). Educational sequelae of high school misbehavior. The Journal of Educational Research, 101, 259-274.

Paquentín, V. I. (2009). Conductas parentales y problemas de conducta en la escuela secundaria: la perspectiva de los adolescentes; Disertación doctoral no publicada. Universidad Nacional autónoma de México, D.F.

Secretaría de Educación Pública. (2000). encuesta Nacional de Juventud. Resultados preliminares. México: INAJUVE.